miércoles, 24 de noviembre de 2010

cavizbajo

Asesino los minutos, mientras las horas me apuñalan. Desde aquel día siento que va en un flash back mis ganas , mas todos saben que, quien se va sin que lo hechen vuelve sin que lo llamen, asi mismo vuelve cupido a flecharme, más se equivoca en mi pareja, sin mirar pues ojos vendados trae, y un arma de cristal, transparente a la vista , y letal al disparar . No fue mucha mi intención y en plena justificacion, de decirte que eras mio, más otra tenia tu corazon.
El tiempo pasa, nos detemos, viviendo cavizbajo todo el mundo frente a un clero, el viejo de la esquina se pregunta, que mierda hacemos?, escribimos poesia, plasmamos arte y no es un juego.
Los minutos se hacen días , las horas se hacen años, nuestra puta hipocria aun crece sin desmaro. Antes que todo, cuelga el arco cupido, deja a los humanos tranquilos dejalos que entre ellos se engañan, entre ellos se perdonan, entre todos nos amamos, odiamos, revivimos y nos deceamos.-

Antes que reproches, ve tú si pudiste hacer algo mejor que yó.

martes, 2 de noviembre de 2010

Estado: incompleto

Aguarda en su cama, sus ganas, sus necesidades, sueños y demases

Todos los días llega un cuerpo sin vida, se recuesta y se encuentra con lo que ama. Sueños, que disfraza toda las noches de verdades, más no aguanta con su vida. Un trabajo mediocre, un sueldo apenas para vivir, pero el no escatima en gastos al dormir. Diariamente sueña con la misma mujer, que se apodera de su ser de noche, un día encuentra debajo de su cama un cofre, polvoriento y antiguo; Lo abre y se encuentra con su mujer maravillosa en fotos, por ese día recordó quien era, y quien era esa extraña mujer, aquel hombre no recordaba que ella era su difunta esposa.