martes, 2 de noviembre de 2010

Estado: incompleto

Aguarda en su cama, sus ganas, sus necesidades, sueños y demases

Todos los días llega un cuerpo sin vida, se recuesta y se encuentra con lo que ama. Sueños, que disfraza toda las noches de verdades, más no aguanta con su vida. Un trabajo mediocre, un sueldo apenas para vivir, pero el no escatima en gastos al dormir. Diariamente sueña con la misma mujer, que se apodera de su ser de noche, un día encuentra debajo de su cama un cofre, polvoriento y antiguo; Lo abre y se encuentra con su mujer maravillosa en fotos, por ese día recordó quien era, y quien era esa extraña mujer, aquel hombre no recordaba que ella era su difunta esposa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario